POR QUÉ NO ES ACONSEJABLE MENTIR A LOS NIÑOS

POR QUÉ NO ES ACONSEJABLE MENTIR A LOS NIÑOS

Nuestro cerebro está preparado para identificar las emociones y actos de los que nos rodean y darles sentido. La ínsula es una región del cerebro que une el cerebro racional (Neocortex) con el emocional (Sistema Límbico). Esta región se encarga de la empatía, permitiéndonos mejorar nuestras relaciones sociales al saber cómo actuar frente a una persona que reconocemos enfadada, nerviosa o preocupada. Pero la ínsula también se activa cuando reconoce la mentira o la injusticia en otros, provocándonos la emoción del asco y una necesidad de apartarnos de esa persona.

Es por ello, que los niños pueden crear apego con sus padres a través del amor y la seguridad que reciben de ellos; pero también pueden sentir desapego cuando se les hace promesas que no se cumplen o se les miente. Los niños deben aprender a gestionar emociones como la frustración, el enfado o la inseguridad ante los cambios. Por lo que mentir para evitar estas emociones en los niños puede tener un doble efecto:

  • Por una parte, no desarrollan las habilidades necesarias para gestionar la emociones desagradables como las mencionadas.
  • Por otra parte, al percibir la mentira se activará su ínsula que les generará desconfianza hacia sus padres dejando de creer en su palabra y debilitando el vínculo entre ellos.

Más sobre inteligencia emocional en casa en el curso ETIE: GUIA PRÁCTICA DE IE PARA MADRES Y PADRES

Irene Ruiz Alcaraz

Deja un comentario