Coaching es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos. – Escuela Europea de Coaching (EEC)

El Coaching es un proceso confidencial en el que el cliente encuentra sus propias respuestas y su camino para conseguir un objetivo que desea. En un proceso de coaching, el coach acompaña a la persona a explorar sus creencias, motivaciones, sentimientos… y encontrar así las respuestas que busca para poder definir las acciones a realizar y conseguir sus metas. El coach es como un taxista, el cliente le dice a dónde quiere ir y el coach le acompaña hasta allí.

Es un proceso:

  • con duración determinada, suelen ser procesos de 6 sesiones que se determinan antes de empezar el proceso según sea el objetivo a conseguir.
  • confidencial
  • en el que el cliente está abierto al cambio
  • en el que el cliente se compromete a autoexplorarse y pasar a la acción para generar esos cambios y avances en su consecución de logros.

 

CUÁL ES LA METODOLOGÍA EN EL COACHING

El coach es un gentil incomodador ya que su misión última es llevar a la acción que genere resultados. El coach no hace terapia; no da consejos ni le dice al cliente lo que tiene que hacer. El coach, mediante preguntas en una conversación con el cliente le hará ver y entender un matiz nuevo o diferente relacionado con un concepto o con una actitud. El resultado de observar la realidad de forma distinta permite poder actuar de modo distinto y conseguir distintos resultados.

 

PRINCIPIOS DEL COACHING 

  1. Nadie está en posesión de la verdad. La misma realidad puede observarse desde diferentes puntos de vista y llegar a interpretaciones y, por tanto, conclusiones diferentes pero igual de legítimas.
  2. Las personas actúan de la mejor manera dentro de sus posibilidades. El coaching permite el descubrimiento de nuevas maneras de hacer las cosas a partir del cambio de creencias limitantes.
  3. Todo individuo lleva un talento que espera ser revelado. El ser humano es completo, no le falta nada. En su interior contiene un enorme potencial que espera ser liberado. El coaching facilita esta liberación. El coachee es autónomo: es quien decide, quien opta y quien, en último término, resuelve.
  4. Las personas pueden cambiar. Los hechos no se pueden cambiar, pero sí la interpretación de los hechos: podemos elegir las interpretaciones que les damos. Todo lo que no es genético se puede cambiar.
  5. Confidencialidad. Nada de lo que diga el coachee trasciende fuera de las sesiones de coaching, ni de ese entorno seguro.
  6. Ser/Hacer. El coaching diferencia lo que HACEMOS de lo que SOMOS. Defiende que somos mucho más de lo que hacemos y que podemos elegir quién SER.