UNA HERRAMIENTA POTENTE PARA QUE LOS NIÑOS GESTIONEN SUS EMOCIONES

“De niña, las otras se reían de mí y no me integraba. Gracias al teatro pude expresarme” 
-Natalia de Molina

 

Estamos tan acostumbrados a vivir en la mente que creemos que es independiente al cuerpo e incluso, le otorgamos mayor importancia. Sin embargo, el error es creer que mente y cuerpo no están conectados. Todo lo que pasa en nuestra mente (pensamientos, recuerdos, aprendizajes, necesidades…) se convierte en emociones/estímulos que el cerebro transmite al resto de nuestro cuerpo a través de nuestro sistema nervioso. Acabamos sintiéndolo de la cabeza a los pies. Piénsalo: ¿Dónde sientes el enfado? ¿Quizás en tu cuello, en tu mandíbula, te sudan las manos, te palpita el corazón…? Y esta misma reflexión puedes hacerla con cada emoción y sentimiento: ¿Dónde lo siento?

 

 

Por eso, una de las técnicas más eficientes para la gestión emocional es el movimiento del cuerpo dejando salir todas las emociones del mismo, eliminando la carga emocional que acumulamos en nuestro interior al no saber cómo canalizar emociones como la ira, o la vergüenza. Y es aún más efectivo el movimiento, si sabemos qué emoción siento y debo sacar. Es decir, si soy consciente de mi emoción, de su origen, de dónde la siento y de cómo canalizarla de manera constructiva.

Los niños suelen sentir las emociones de manera intensa. Tanto la rabia, como la frustración, como la vergüenza o la inseguridad al relacionarse con otros compañeros. Si no aprenden a descargar la tensión emocional van acumulándola en su cuerpo acostumbrándose a ese “peso interno”, dándolo por normal, y acaba afectando a su forma de comportarse y estar en el mundo. Aumenta su timidez, su inseguridad, su irascibilidad… porque la llevan dentro. No la han descargado.

Una herramienta completa y potente para que los niños aprendan a canalizar sus emociones, a reconocerlas y a gestionarlas es el teatro. A través de distintos roles experimentan distintas emociones, despiertan su conciencia sobre cómo son esas emociones, cómo actúan y nos influyen y aprenden a manejarlas. Además, vencen la barrera del miedo a exponerse mejorando sus relaciones sociales y autoestima.

Irene Ruiz.

Irene Ruiz Alcaraz

Deja un comentario