Como Descubrí la Inteligencia Emocional

Desde que terminé mis estudios como Licenciada en Química y comencé con mi vida laboral como Analista de laboratorio, mi carrera ha ido progresando y fui cambiando a otros  puestos con mayor carácter de gestión. Pasé a ser Responsable de un laboratorio de análisis, a lo que le siguió Directora de Calidad de una empresa del sector químico, hasta hoy que ocupo un puesto de Directora de Operaciones.

En este recorrido me encontré saliendo del área técnica que tanto me gustaba y que tan cómoda me resultaba (química pura, experimentación, razón, lógica…) para adentrarme cada vez más en el mundo de la gestión y con ello la gestión más compleja y a su vez la más importante, la de personas (equipos, compañeros, jefes…) y la mía propia!. Emociones intensas, miedos, inseguridades, falta de comunicación, diferentes y variados tipos de conflictos, tensión, envidia, rabia… y yo sin respuestas ni herramientas para gestionar todo eso.

Era evidente que durante mis años de formación me habían preparado para ser una buena técnico, sin embargo, nunca recibí ninguna clase sobre cómo dirigir equipos; o cómo gestionar conflictos; ni sobre cómo vencer mis miedos; nada sobre comunicar de forma efectiva, motivar y motivarme ante retos y fracasos, o qué pasaba dentro de cada persona en esas situaciones y como ayudarles. Así que entendí que para hacer bien mi trabajo debía completar mi formación y comencé a aprender sobre otro tipo de química, la química del cuerpo humano, la química de nuestro cerebro. Y en la búsqueda del entendimiento topé con un concepto que supuso un antes y un después para mí, tanto laboral como personalmente: la Inteligencia Emocional y Social.

Resulta que ¡todo lo relacionado con esa parte más emocional y social del ser humano tiene un motivo! todo lo que sentimos, lo que decimos y lo que callamos, lo que nos motiva y lo que no… todo tiene una causa y un fin y por lo tanto una forma de gestionarlo y de cambiarlo o mejorarlo ¡Qué buena noticia! Entendí que pasaba de trabajar en un laboratorio exterior a mí a trabajar con mi propio laboratorio interior, mi cerebro.

A partir de ese momento comencé a estudiar todo lo que encontraba sobre la inteligencia emocional y a poner en práctica, no sin esfuerzo al principio, las técnicas y herramientas que iba aprendiendo. Con el tiempo, estos conocimientos moldearon mi forma de entenderme y relacionarme conmigo misma y con los demás, mi comunicación se volvió más efectiva y auténtica, y lo más importante, ya no me sentía abrumada en situaciones de tensión o conflicto, sino todo lo contrario, tenía herramientas para gestionarlas, me sentía segura de mí misma, me sentía capaz de afrontar cualquier situación desde un nivel de calma y conciencia mayor, comencé a tomar decisiones propias y fieles a quien soy realmente, a decir mi opinión sin miedo y desde el respeto y a buscar aquello que me suma en la vida para apartarme voluntariamente de lo que me resta. 

El Nacimiento de ETIE

Mi puesto de trabajo en la empresa privada gestionando equipos me ha permitido darme cuenta de las carencias del sistema educativo a nivel emocional y social, y sin embargo son esas capacidades de las personas las que se valoran en una entrevista de trabajo. Incluso por encima de los títulos acumulados o la experiencia. Titulados hay muchos, personas con experiencia en determinados sectores también. Sin embargo, lo que hace único y de valor a una persona es su capacidad de gestionar conflictos, manejar el estrés, autogestionar sus emociones, empatizar, hacer equipo, su capacidad de resiliencia, su motivación, su proactividad y creatividad, en definitiva, sus habilidades emocionales y sociales.

Son estas habilidades las que marcan la diferencia a la hora de seleccionar a un trabajador nuevo.  Y esto es una realidad para mí cada día. Personas que son buenos técnicos pero ante la adversidad se hunden; o trabajan bien solos pero con los compañeros compiten en vez de colaborar; personas infelices o con ansiedad porque no les gusta lo que hacen cada día y se sienten atrapados; personas que parecen que se comen el mundo y ante los retos no confían en sí mismos y en su capacidad infinita de crecimiento. Por este motivo, hace 4 años, comencé a impartir talleres y cursos de inteligencia emocional para niños y adultos. Mi objetivo es que cada uno se conozca y descubra esas capacidades de las que dispone de manera innata y que solo tiene que desarrollar para disfrutar sus beneficios en la vida.

Así nació ETIE, abreviatura de Escuela Taller de Inteligencia Emocional, una plataforma diseñada para que cualquier persona tenga a su alcance la posibilidad de aprender y desarrollar esa capacidad innata pero que a veces se encuentra dormida, que es su propia Inteligencia Emocional. Adaptada a las necesidades de cada uno, puedes encontrar formación presencial y online para que puedas aprender de la manera que más te guste y que mejor te resulte. Y además, sesiones online para poder personalizar aún más en tus necesidades y el momento de tu vida en el que te encuentres. Si quieres llegar a ser tu mejor versión y vivir una vida con sentido, esta es tu plataforma. ¡Bienvenid@!

Un poquito más de mí.... Licenciada en Química por la Universidad de Murcia, Coach por Crearte (ICF), Experta Universitaria en Inteligencia Emocional por la Univerisad de La Rioja, PNL Practitioner por el Instituto Español de PNL.

¿A Quién va dirigido?

La inteligencia emocional (IE) se puede desarrollar a cualquier edad gracias a la neuroplasticidad del cerebro que nos permite poder aprender a lo largo de toda nuestra vida. Desarollar la IE consiste en conocerte mejor, en aprender cómo funciona tu cerebro para usarlo de manera más consciente y no tan automática, sacarle el máximo provecho y acercarte así, a ese bienestar personal que siempre has deseado. Por eso estos programas se adaptan a tí, sean cuales sean tus circuntanscias personales, te acompañaré para que trabajes aquello que realmente necesitas en este momento, bien sea un objetivo personal, profesional, de habilidades sociales o de gestión emocional, o bien ese sueño o esa meta que quieres conseguir.

Y como no importa la edad, tenemos un espacio reservado al desarrollo de la inteligencia emocional de los más pequeños. Realizamos talleres con ellos en los que aprendemos jugando y divirtiéndonos y Mentorizo a papis, mamis y profes para que conozcan las herramientas necesarias que les permita aplicar lo aprendido en el día a día del cole y del hogar.

Sea como sea, este proyecto es para ti si estás dispuesto a ser valiente para descubrirte, vivir tu vida de manera real y ¡sacar todo el potencial que hay en ti!

¿Empezamos?