CÓMO EMPLEAR UNA COMUNICACIÓN NO CONFLICTIVA

CÓMO EMPLEAR UNA COMUNICACIÓN NO CONFLICTIVA

¿Te has encontrado alguna vez en una situación en la que te enfadas, preocupas o frustras y no te atreves a decirle nada o la otra persona por no entrar en conflicto? O quizás, se lo has dicho pero el conflicto lo dabas por sentado. La realidad es que, muchas de las situaciones que vivimos y que consideramos un conflicto, pueden servirnos para mejorar las cosas y unir aún más en la relación. La clave está en utilizar una comunicación no conflictiva.

 

QUÉ ES LA COMUNICACIÓN NO CONFLICTIVA

La comunicación no conflictiva es la manera de decir aquello que pensamos o de defender nuestras necesidades desde el respeto hacia la otra persona y exigiendo ese mismo respeto hacia uno mismo. Hacia diferentes modelos para aprender este tipo de comunicación. En Inteligencia Emocional trabajamos con la Asertividad.

La asertividad es una forma de comunicarte con los demás que se basa en que, lo primero e indispensable que de existir entre las personas, es el respeto mutuo. Por ello, con la asertividad podemos aprender:

  • técnicas de lenguaje no conflictivo
  • técnicas para dar feedback o realizar una crítica constructiva
  • técnicas para responder a una amenaza
  • técnicas para responder a una culpabilización
  • técnicas para responder a un ataque
  • etc

Hoy quiero contarte cómo utilizar un mensaje asertivo, que no ofende ni genera conflicto, cuando te enfadas, frustras o preocupas.

 

COMUNICACIÓN REACTIVA

Cuando quieres comunicar que algo que ha hecho o dicho otra persona no te ha gustado o te ha molestado, si centras tu mensaje en la otra persona, es decir, en castigar su conducta a través de la crítica hacia su forma de ser, está claro que, por mucha razón que tengas, estás realizando un ataque del que el otro se querrá defender. Y ahí comienza la discusión que puede ser hiriente. Y las consecuencias pueden ser dañinas. Esta comunicación no suele ser reflexiva sino reactiva.

Por ejemplo, has quedado con Juan en la plaza para ir juntos a tomar una cerveza. Tras 10 minutos esperando, pasando frío y de pie, le escribes un mensaje y le dices que lo esperabas en el bar. Cuando llega Juan quieres expresarle tu cabreo por hacerte esperar. Una de las formas de decírselo sería dejándote llevar por el impulso de la emoción:

“Mira que no cambias tío, siempre igual. Me tienes harto. Yo no te espero más, como sigas así paso de quedar contigo”

Con este mensaje estamos diciéndole a Juan que: o cambia o perdemos la relación. ¿No te suena un  poco a amenza por un lado y por otro a pedir un imposible? Pedirle a alguien que cambie es como pedir un deseo a la luna… este mensaje arremete contra el otro y no propone soluciones realistas por lo que, ¿cómo crees que reaccionará Juan?

  1. Defendiéndose al ataque. Lógico. Causa (ataque) = efecto (defensa y contra-ataque)
  2. Actitud pasiva: aunque quiere defenderse no sabe cómo, se calla pero guarda el rencor y la frustración por dentro. Igualmente se deteriora la relación un poco.

Uno olvida lo que le dicen pero no olvida cómo le hicieron sentir.

 

MENSAJES YO

La asertividad utiliza las palabras y el orden de las mismas en la frase para activar la empatía del otro y conseguir así que quiera entenderte y además, siempre busca una solución constructiva. Estos mensajes se llaman “mensajes yo” y siguen el siguiente patrón:

Yo (me siento…..) cuando (los hechos objetivos, sin opiniones ni juicios sobre la persona)…. por eso (explico mi conducta de manera objetiva de nuevo, sin excusas ni justificaciones) la próxima vez (propongo una solución para que no nos vuelva a pasar esto, no espero a que el otro adivine lo que yo quiero)

A partir de este mensaje, se abrirá una conversación centrada en la solución en vez de una discusión centrada en atacar al otro y defenderse. El mensaje a Juan quedaría:

“Me cabrea cuando te tengo que esperar más de diez minutos en la calle, por eso te he escrito y te he esperado en el bar. La próxima vez vamos a quedar en el bar directamente.”

 

HERRAMIENTAS PERSONALES NECESARIAS PARA UNA COMUNICACIÓN NO CONFLICTIVA

La comunicación no confictiva parte del respeto y se centra en la solución. Para poder realizar este tipo de comunicación es necesario que tengas desarrolladas determinadas habilidades personales como:

  • Controlar el impulso de tus emociones: ser capaz de no dejarte llevar por ellas para elegir tu conducta. Te dejo un link a un artículo previo en el que vimos cómo: https://etie.es/la-puerta-al-autocontrol-y-bienestar-la-calma/
  • Desear solucionar en vez de atacar. Para ello, es necesario disponer de ese punto de madurez en el que superas la necesidad de atacar y das prioridad a solucionar para convivir. Valoras más una buena solución conjunta que demostrar que tienes razón.
  • Tener una autoestima sana para sentirte con la confianza necesaria que te permita decir este tipo de mensajes sin dudar ni titubear.

 

Te invito a que escribas los mensajes que dirías en situaciones que te suelen pasar, para no tener que pensarlos en el momento. Prueba a cambiar tu manera de comunicarte y observa los resultados.

Espero tus comentarios más abajo. 😉

Irene.

 

PROGRAMA INDIVIDUAL COMUNICACIÓN EFECTIVA

 

Deja un comentario