CÓMO ESCUCHAR A TU VOZ INTERIOR

CÓMO ESCUCHAR A TU VOZ INTERIOR

Todos llevamos dentro una voz interior. A veces suena flojita, como un susurro al que cuesta escuchar. Otras veces, parece que hablase en otro idioma y no somos capaces de descifrar de manera clara su mensaje, pero sabemos que está ahí y que algo nos quiere decir. Y un gran número de veces más que oírla, la sentimos. sentimos su presencia y su necesidad de hacerse escuchar.

Sin embargo, los días pasan y hay sonidos externos mucho más fuertes que llaman nuestra atención. Es como si cuanto más fuerte fuese el sonido fuera de nuestra cabeza más retumbase dentro de ella, y más importante se hiciese llegando a acaparar nuestra atención. Sonidos de otras voces pidiéndonos algo, esperando algo de nosotros, exigiéndonos otro algo más… voces de nuestro entorno, nuestro hogar, nuestro trabajo… a las que atendemos con urgencia. Como si el mundo pudiese acabar si no las atendemos ya, aquí y ahora. Y mientras tanto, nuestro pequeño susurro sigue ahí, en nuestro interior, paciente, esperando a ser escuchado algún día sin rendirse en el intento. Sin desaparecer. Sin marcharse.

 

“Escucha a tu voz interior y comenzarás a escuchar la sabiduría de tu alma para que te guíe” Leo Pavon

 

Y menos mal que no desaparece, que no se rinde. Porque lo que tiene que decirnos esta voz es, seguramente, lo más importante que escucharemos en nuestra vida. Pero a veces, nos da miedo escucharla, prestarle atención. Porque si la escuchamos tendremos que ser responsables de lo que haremos con esa información, con esa verdad. Una verdad que una vez la conoces te es imposible hacer como que no existe. Y claro, a veces, es más fácil escuchar a los ruidos externos y seguir a esos “tengo que…” “se espera de mí…” que nos han enseñado y tanto tiempo llevan en nuestra vida, antes que escuchar a esa voz interior que me dice: “Yo soy” (sin “tengo que… “, sin “esperan de mí…”, sin roles, simplemente YO SOY)

 

“Conocerte a ti mismo es el principio de la sabiduría” Aristóteles

 

En la vida, cada uno de nosotros es como un super héroe. Cada día nos enfrentamos a retos distintos. Para afrontarlos nos ponemos un traje que nos ayude: “El traje del empleado competente”, “el traje de la súper mamá”, “el traje de la persona fuerte que puede con todo”, “el traje del que se esfuerza por hacer todo bien”, “el traje de ser aceptado” … y un día, todos esos trajes se nos van quedando pequeños. Nos los ponemos y nos tiran de aquí y de allá, nos pesan o nos hacen roces… y entonces nos los quitamos y nos dejamos el que siempre hemos llevado debajo, “el traje de YO SOY”. Y nos damos cuenta de que es cómodo, de que te hace sentir bien y de que vale para todos los retos. Contiene todos los súper poderes que necesitas. Entonces entiendes que todo lo que necesitas saber para vivir tu vida está en ti. Que no hay nada mejor que escucharte y vestirte de ti mismo.

Es importante que aprendamos a escuchar nuestra propia voz si queremos vivir una vida llena de sentido, una vida de la que sentirse orgulloso y satisfecho. Es importante, si queremos vivir sin estrés y ansiedad, sino con confianza y serenidad.

¿Y dónde queda la razón? Estarás pensando. Por supuesto que la razón es muy útil cuando se aplica de la manera correcta. Pero a veces, los pensamientos que nos rondan en la cabeza no son nuestros, son aprendidos de la sociedad o de nuestra educación. Y en muchas ocasiones son los que forman trajes estrechos e incómodos que nos ponemos para parecer uno más y que, sin embargo, nos hacen sentir mal. Y ahí está la clave. Más allá de los pensamientos racionales sobre cada asunto están las sensaciones.  Tu voz interior te habla a través de sensaciones.

 

¿CÓMO ESCUCHAR A TU VOZ INTERIOR?

Aquí te dejo algunas actividades que te pueden ayudar a entrenarte en el ejercicio de escucharte.

  • PON ATENCIÓN A TUS SENSACIONES Y SENTIMIENTOS. Tu voz interior te habla a través del instinto y el instinto es una sensación, no un pensamiento. Por ello, es importante que aprendamos a poner nombre a lo que sentimos: “Me siento nervioso”, “Me pone triste”, “Me encuentro tranquila”, “estoy ilusionada” …
  • CUANDO DUDES CON UNA DECISIÓN. Cuando tengas que tomar una decisión, recuerda una situación en la que tomaste una decisión acertada. Recrea la imagen de ti en ese momento en el que sabías que habías tomado la decisión correcta y date cuenta de tus sensaciones ¿Qué sentías? ¿Cómo estaba tu cuerpo? ¿Qué notabas? Después recupera la imagen de otra ocasión en la que tomaste una decisión en la que pensaste que había sido mala. ¿Qué sentías? ¿Qué sensaciones identificas en tu cuerpo? Ahora piensa en la decisión que debes tomar y pon atención a tus sensaciones ¿se parecen a las que sentiste al tomar una decisión que consideraste acertada o a las sensaciones de la ocasión en la que consideraste haber tomado una mala decisión?
  • HAZ UN LISTADO DE INTUICIONES. Toma un folio y escribe todas aquellas intuiciones que recuerdas haber tenido y en las que acertaste. De esta forma aprenderás a reconocer a tu voz interior cuando aparezca.
  • DALE FORMA. Imagina a tu voz interior ¿Cómo es? ¿Es una persona, un animal o una cosa? ¿Qué forma tiene? ¿Cómo es el tono de su voz? ¿Cómo viste? ¿Cómo se mueve? Si te gusta escribir, descríbelo como si fuese un personaje de un libro. Si prefieres pintar, píntalo. Visualizarlo te ayudará a conectar con tu voz interior. Si quieres, compártelo en Facebook. Será un placer verlo.

 

Nuestra voz interior nos acerca a quienes somos. Nos recuerda lo que nos importa de verdad, lo que nos motiva, lo que nos hace felices. Saca nuestra luz propia. Esta es la forma de vivir una vida auténtica, recordando quienes somos. Cuánto tiempo hace que no te preguntas ¿Quién soy? Sí, lo sé, hay tanto que hacer cada día, tanto de lo que ocuparse, que no queda tiempo para hacerse estas preguntas. Sin embargo, el verdadero bienestar y sentido nace de responder a esta pregunta.

 

Irene Ruiz

Si te ha gustado este artículo y quieres recibir más consejos, herramientas y técnicas para desarrollar la inteligencia emocional suscríbete  a la Newsletter de novedades ETIE:

Por favor, revisa tu carpeta de SPAM porque es posible que el email de confirmación de suscripción te llegue como spam.

 

¡Gracias por estar ahí! ¡Y enhorabuena por elegir el camino del crecimiento!

TÚ ERES TU MEJOR RECURSO ANTE LOS RETOS DE LA VIDA. Un abrazo! 🙂

Irene Ruiz Alcaraz