CÓMO LIDERAR CON ÉXITO LOS CAMBIOS EN LA EMPRESA

CÓMO LIDERAR CON ÉXITO LOS CAMBIOS EN LA EMPRESA

Toda empresa que quiera ofrecer productos y servicios cada vez más competitivos y de mejor calidad debe provocar los cambios necesarios que le aseguren la mejora y el crecimiento. Sin embargo, los cambio mal gestionados pueden llevar a la organización a una importante crisis interna. En época de cambios, la clave está en el estilo de liderazgo. Y el adecuado para liderar con éxito los cambios en una empresa o departamento es el llamado LIDERAZGO VISIONARIO.

 

EL LÍDER QUE SABE A DÓNDE SE DIRIGE Y CON QUIÉN

El líder visionario tiene clara la dirección hacia la que quiere que se dirija el equipo. Sin embargo, a pesar de que lo tiene claro, cuenta con sus colaboradores para que participen en la creación de esa visión a través de sus ideas, aportaciones y mejoras. Es decir, deja suficiente margen de libertad como para que sean creativos e innovadores y puedan dar su opinión y aportar al proyecto.

Por lo tanto, el liderazgo visionario es motivador. Consigue que cada trabajador se sienta parte de la construcción de los nuevos resultados y se comprometa con ellos. Lleva a cada colaborador a dar lo mejor de sí mismo para el nuevo fin.

Para ejercer este tipo de liderazgo es necesario disponer de una alta confianza en uno mismo y auto gestión emocional. Ya que, estos líderes no sienten miedo de escuchar y no siempre escucharán lo que quieren oír, pero saben afrontar estas situaciones desde la serenidad y el trabajo en equipo.

 

CÓMO SE EJERCE EL LIDERAZGO QUE CONSIGUE ÉXITO EN LOS CAMBIOS

El líder visionario es aquel que genera compromiso con los nuevos objetivos en cada uno de sus colaboradores. para ello, su principal estrategia es hacerlos partícipes en el proceso. Por esto, antes de pasar a la acción, prepara el ambiente emocional. Se encarga de que las personas estén motivadas y crean en el proyecto.

Para ello, comienza por reunirse con cada uno de los miembros de su equipo. Y juntos, analizan la situación actual y la situación futura a la que se pretende llegar. Explica los beneficios de esa otra situación futura y los valores que hay detrás de conseguirla.

Y en estas mimas reuniones, una vez compartida la idea de la nueva dirección de la empresa o el departamento, entonces les pregunta: ¿Qué ideas se te ocurren para conseguirla desde tus funciones? Y comienza un proceso de generar ideas en el que se valora la experiencia vivencial de cada colaborador en su puesto de trabajo. Esta parte de la conversación en la que el trabajador se siente escuchado y tratado como experto en su tarea es la que lo lleva a sentirse partícipe y comprometido con esos nuevos objetivos.

Un colaborador que se siente parte de la creación de la nueva dirección de la empresa es un colaborador comprometido con la causa, motivado a conseguir los objetivos e ilusionado por formar parte del equipo.

 

UN CASO REAL DE LIDERAZGO VISIONARIO

El efecto del liderazgo visionario lo pude vivir en primera persona cuando la empresa en la que trabajaba contrató a la consultora LeanSis para implantar el sistema de mejora de la productividad en el área de Operaciones. Esto fue sobre el año 2014. Yo estaba como Responsable de Calidad y el área de Inspección de Calidad en planta participaba en el proceso a través de la toma de datos. Por lo que tuve la suerte de poder participar y presenciar el proceso.

Estos consultores tenían claras las mejoras necesarias a realizar para optimizar la producción en cada una de las líneas productivas. Pero también sabían que no podían utilizar el liderazgo autocrático, es decir, el ordeno y mando, porque se encontrarían con la resistencia y el rechazo de los operarios y técnicos. Eran conscientes de que debían gestionar la resistencia al cambio y para ello tenían que conseguir el compromiso de todos los trabajadores implicados en los procesos. Que quisiesen ese cambio y ser los protagonistas del mismo.

Ejercieron el liderazgo visionario. Antes de poner en marcha ninguna acción comenzaron su proyecto preparando el ambiente humano. Mantuvieron reuniones con los operarios de cada línea, con los técnicos de Mantenimiento, los técnicos de Calidad, los Responsables de cada área… todos ellos escuchaban los beneficios de mejorar la producción y a todos ellos se les pedía su aportación de experto en su campo. Se crearon equipos de mejora multidisciplinares y, todas las acciones nuevas a realizar eran ideas generadas en el seno de estos equipos. Provenían de los trabajadores de la empresa guiados por los conocimientos de los consultores.

El resultado fue maravilloso. Todos sentíamos que estábamos aprendiendo. Cada uno de nosotros se sentía valioso en su puesto. Y se creó una sensación de equipo. Estábamos todos en el mismo barco. Y esto creó más unión, mejor comunicación y mayor motivación por conseguir esos resultados que nos proponían.

 

CUÁNDO EJERCER EL LIDERAZGO VISIONARIO

En mi opinión, este liderazgo es beneficioso siempre. Si bien es cierto, hay situaciones en las que es especialmente adecuado ejercer el liderazgo visionario. Como por ejemplo, en épocas de cambios. Siempre que afrontemos un cambio en la Organización o en el departamento, lo ideal es ejercer este estilo de liderazgo o buscar un líder que lo ejerza en esa etapa. Es el liderazgo adecuado para gestionar el cambio. Si se combina con habilidades de auto gestión y habilidades de comunicación efectiva, da lugar a uno de los líderes más seguidos y con mejores resultados incluso en los momentos de dificultad.

 

En resumen, el líder visionario se encarga de:

  • Reunirse con cada uno de los miembros del equipo y exponerle la visión y beneficios.
  • Pedirle que contribuya a conseguirla con sus opiniones e ideas de mejora
  • Escuchar con atención y tiene en cuenta sus aportaciones.
  • Se reúne con el equipo y pone en común las ideas aportadas y cómo se integrarán en la estrategia. Genera una segunda ronda de ideas.
  • Entre todos, crean el plan de acción para conseguir los objetivos marcados.
  • Realiza reuniones semanales, quincenales o mensuales para realizar seguimiento al plan de acción, analizar incidencias y soluciones, seguir escuchando ideas, mantener viva la imagen de la visión y los objetivos a conseguir y mantener el compromiso y la motivación del equipos.
  • Cuando se consiguen los objetivos felicita a todos los miembros de equipo por haberlo hecho posible.

 

Espero que te sea de ayuda toda esta información y que te anime a desarrollar la capacidad de liderazgo que hay en ti. 😉

 

Un abrazo,

Irene Ruiz

 

Si te ha gustado este artículo y quieres recibir más información sobre Inteligencia Emocional y Liderazgo, suscríbete a la web ETIE en este link:

https://etie.es/formulario-de-suscripcion/

 

TÚ ERES TU MEJOR RECURSO PARA CONSEGUIR TU BIENESTAR Y ÉXITO EN LA VIDA

 

Te acompaño a que seas el líder efectivo que deseas y disfrutes del éxito laboral y el bienestar personal que mereces a través de mis programas online individuales. Si quieres más info haz click en la imagen 🙂

Programa Individual Liderazgo e Inteligencia Emocional

Deja un comentario